LINCOMICINA MK

4522 | Laboratorio MK

Descripción

Principio Activo: Lincomicina,
Acción Terapéutica: Antibióticos

Composición

Cada Ampolla de 2 ml de LINCOMICINA MK® contiene clorhidrato de lincomicina equivalente a 600 mg de lincomicina base, excipientes c.s.

Presentación

LINCOMICINA MK®, caja con 6 ampollas por 2 ml de 600 mg (Reg. San. No. INVIMA 2009 M-006040-R2).

Indicaciones

LINCOMICINA MK® está indicada en infecciones producidas por gérmenes sensibles a la lincomicina. La lincomicina está indicada en infecciones del tracto respiratorio superior e inferior, osteoarticulares, septicemia, endocarditis, de piel y tejidos blandos, etc.

Dosificación

Adultos: IM: 600 mg cada 24 horas; infecciones graves, 600 mg cada 12 horas. IV: 600 mg cada 8 a 12 horas (infecciones graves); en infecciones más graves, se puede aumentar las dosis.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a la lincomicina y/o clindamicina, pacientes con enfermedad diarreica. Se debe administrar con precaución en pacientes con disfunción hepática, agranulocitosis, trombocitopenia y leucopenia. Contienen alcohol bencílico por lo que no debe usarse en lactantes y/o niños prematuros.

Reacciones Adversas

Durante la terapia se ha observado: Diarrea, dolor abdominal, hipotensión, rash, síndrome de Stevens-Johnson, urticaria, colitis pseudomembranosa, náuseas, vómito, hipersensibilidad, sobreinfección por hongos. Infrecuentes: Disfunción renal (rara), granulocitopenia, neutropenia, poliartritis, trombocitopenia.

Precauciones

La enfermedad renal o hepática severa puede aumentar los niveles séricos del fármaco; el ajuste de la dosis/frecuencia de administración puede ser necesaria; puede causar colitis severa y posiblemente fatal; suspender el fármaco si se presenta diarrea, cólicos abdominales o presencia de sangre y moco en heces. No administrar simultáneamente con eritromicina. La diarrea asociada a Clostridium difficile ha sido reportada con casi todos los antibióticos, incluyendo la lincomicina y puede variar en severidad de leve a mortal. Por lo tanto, la terapia con lincomicina debe reservarse para infecciones graves, en donde otros antibióticos no son apropiados. Si se sospecha o se confirma la diarrea por C. difficile, se debe interrumpir el uso de antibióticos que no estén dirigidos a tratar el C. difficile. Debe instaurarse un tratamiento adecuado de apoyo, tal como manejo de líquidos y electrolitos, suplementación de proteínas, tratamiento antibiótico para C. difficile y evaluación quirúrgica según criterio clínico.
Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play