PUREGON

3778 | Laboratorio MSD

Descripción

Principio Activo: Hormona foliculoestimulante,
Acción Terapéutica: Hipofisarias

Composición

FSH recombinante (Folitropina beta).

Presentación

PUREGON® 100 UI/0.5 mL Folitropina Beta 100 UI Solución Inyectable. INVIMA 2011 M-0000229-R1. PUREGON® 300 UI/0.36 mL Folitropina Beta 437.50 UI Solución Inyectable en cartuchos. INVIMA 2002 M-0001790. PUREGON® 50 UI/0.5 mL. Folitropina Beta 50 UI Solución Inyectable. INVIMA 2011 M-0000201-R1. PUREGON® 600/0.72 mL UI Folitropina Beta 600 UI Solución Inyectable en cartuchos. INVIMA 2002 M-0001667.

Indicaciones

En la mujer: PUREGON® está indicado para el tratamiento de la infertilidad femenina en las siguientes situaciones clínicas: Anovulación (incluyendo síndrome de ovario poliquístico, (SOPQ)) en mujeres que no han respondido al tratamiento con citrato de clomifeno. Hiperestimulación ovárica controlada para inducir el desarrollo de múltiples folículos en programas de reproducción médicamente asistida (por ejemplo fertilización in vitro/transferencia de embriones (FIV/TE), transferencia intrafalopiana de gametos (GIFT) e inyección intra-citoplasmática de Espermatozoides ICSI). En el hombre: Espermatogénesis deficiente debido a hipogonadismo hipogonadotrópico.

Dosificación

El tratamiento con PUREGON® deberá ser iniciado bajo la supervisión de un médico con experiencia en el tratamiento de los problemas de infertilidad. La primera inyección debe ser aplicada bajo la supervisión directa del médico. Dosis en la mujer: Existen grandes variaciones inter e intraindividuales en la respuesta de los ovarios a las gonadotropinas exógenas, lo cual hace imposible establecer un esquema posológico uniforme. Por lo tanto, la dosis deberá ser ajustada individualmente según la respuesta de los ovarios. Esto requiere ecografía y monitoreo de los niveles de estradiol. En estudios clínicos comparativos con PUREGON® y FSH urinaria se demostró que PUREGON® es más efectivo que la FSH urinaria en términos de la necesidad de una dosis total más baja y un período de tratamiento más corto para lograr las condiciones preovulatorias. Por lo tanto, se considera apropiado administrar una dosis más baja de PUREGON® que la usada en general para la FSH urinaria, no sólo con el fin de optimizar el desarrollo folicular sino también de minimizar el riesgo de hiperestimulación ovárica no deseada. La experiencia clínica con PUREGON® se basa en hasta tres ciclos de tratamiento en ambas indicaciones. La experiencia global con la FVI indica que, en general, la tasa de éxito del tratamiento se mantiene estable durante los primeros cuatro intentos y a partir de allí disminuye gradualmente. Anovulación: Se recomienda un esquema terapéutico secuencial, que se inicia con la administración diaria de 50 UI de PUREGON®. La dosis inicial se mantiene durante por lo menos siete días. Si no se observa respuesta ovárica, la dosis diaria puede ser aumentada gradualmente hasta que el crecimiento folicular y/o los niveles plasmáticos de estradiol indiquen una respuesta farmacodinámica adecuada. Un aumento diario del 40-100% en los niveles de estradiol se considera óptimo. Posteriormente, la dosis diaria se mantiene hasta alcanzar condiciones preovulatorias. Las condiciones preovulatorias se alcanzan cuando existe evidencia ecográfica de un folículo dominante de por lo menos 18 mm de diámetro y/o cuando se logran niveles plasmáticos de estradiol de 300-900 picogramos/mL (1000-3000 pmol/L). Usualmente, 7 a 14 días de tratamiento son suficientes para alcanzar este estado. Luego se interrumpe la administración de PUREGON® y se puede inducir la ovulación mediante la administración de gonadotropina coriónica humana (hCG). Si la cantidad de folículos que responden es demasiado elevada o los niveles de estradiol aumentan demasiado rápido, es decir más de una duplicación diaria de los niveles de estradiol durante dos o tres días consecutivos, se deberá reducir la dosis diaria. Debido a que los folículos de más de 14 mm pueden producir embarazos, la existencia de varios folículos preovulatorios de más de 14 mm conlleva el riesgo de gestaciones múltiples. En ese caso, no se deberá aplicar hCG y se deberá evitar el embarazo con el fin de prevenir gestaciones múltiples. Hiperestimulación ovárica controlada en programas de reproducción asistida: Se utilizan varios protocolos de estimulación. Se recomienda una dosis inicial de 100-225 UI durante por lo menos los primeros cuatro días. A partir de allí, la dosis puede ser ajustada individualmente, sobre la base de la respuesta ovárica. En los estudios clínicos se demostró que las dosis de mantenimiento de 75 a 375 UI durante seis a doce días son suficientes, si bien puede ser necesario un tratamiento más prolongado. PUREGON® puede ser administrado solo o, para prevenir la luteinización prematura, combinado con un agonista o antagonista de la GnRH. Cuando se utilice un agonista de la GnRH, puede ser necesaria una dosis de tratamiento más elevada de PUREGON® para lograr una respuesta folicular adecuada. La respuesta ovárica se monitorea mediante ecografía y medición de los niveles plasmáticos de estradiol. Cuando la ecografía indica la presencia de por lo menos tres folículos de 16-20 mm, y se observa una buena respuesta de estradiol (niveles plasmáticos de alrededor de 300-400 picogramos/mL (1000-1300 pmol/L) por cada folículo de más de 18 mm de diámetro), la fase final de maduración de los folículos se induce mediante la administración de hCG. La recuperación de los ovocitos se realiza 34-35 horas después. Dosis en el hombre: PUREGON® deberá ser administrado a una dosis de 450 UI/semana, preferentemente dividida en 3 dosis de 150 UI, junto con hCG. El tratamiento con PUREGON® y hCG deberá continuar por lo menos 3 a 4 meses antes de que pueda esperarse alguna mejoría en la espermatogénesis. Para evaluar la respuesta, se recomienda el análisis del semen 4 a 6 Meses después del inicio del tratamiento. Si un paciente no ha respondido después de este período, se puede continuar con el tratamiento combinado; la experiencia clínica actual indica que para lograr la espermatogénesis puede ser necesario el tratamiento durante 18 meses o más. Modo de administración: Para prevenir las inyecciones dolorosas y minimizar las pérdidas en el sitio de inyección PUREGON® 50-100 UI/mL deberá ser administrado lentamente por vía intramuscular o subcutánea. PUREGON® 300-600 UI/mL solución inyectable en cartuchos se ha desarrollado para su uso en Inyector tipo pluma y debe ser administrado por vía subcutánea. El sitio de inyección subcutánea deberá ser alternado para prevenir la lipoatrofia. Todo resto de solución no utilizada deberá ser descartado. La inyección subcutánea de PUREGON® puede ser aplicada por el paciente o su pareja, siempre que el médico proporcione las instrucciones apropiadas. La autoadministración de PUREGON® sólo deberá ser realizada por pacientes bien motivados, adecuadamente entrenados y con acceso a asesoramiento de expertos.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a la sustancia activa o cualquiera de sus excipientes. Embarazo. Tumores de ovario, mama, útero, testículos, pituitaria, hipotálamo. Insuficiencia gonadal primaria. Sangrado vaginal no diagnosticado. Quistes ováricos o aumento de tamaño de los ovarios, no relacionados con enfermedad de ovario poliquístico (EOPQ). Fibromas uterinos, incompatibles con el embarazo. Malformaciones de los órganos sexuales incompatibles con el embarazo. Torsión ovárica no asociada con síndrome de hiperestimulación ovárica.

Reacciones Adversas

El uso clínico de PUREGON® por vía intramuscular o subcutánea puede producir reacciones locales en el sitio de inyección, como por ejemplo hematoma, dolor, enrojecimiento, edema y prurito, las cuales en su mayoría son de naturaleza leve y transitoria. Muy rara vez se han observado reacciones generalizadas que incluyen eritema y erupción. Tratamiento en mujeres: En el 3% de las mujeres tratadas con PUREGON® en los estudios clínicos, se han informado signos y síntomas relacionados con el síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO). Se ha observado un ligero aumento del riesgo de embarazo ectópico y gestaciones múltiples. En casos raros se ha observado tromboembolismo asociado con otras gonadotropinas. Esto también puede ocurrir durante el tratamiento con PUREGON®/hCG. Tratamiento en hombres: Durante el tratamiento con PUREGON®/hCG, ocasionalmente puede ocurrir ginecomastia y acné, los cuales son efectos conocidos del tratamiento con hCG.

Precauciones

PUREGON® puede contener trazas de estreptomicina y/o neomicina. Estos antibióticos pueden producir reacciones de hipersensibilidad en personas susceptibles. Debe excluirse la presencia de endocrinopatías no gonadales incontroladas (por ejemplo, trastornos de la tiroides, de las glándulas suprarrenales o de la pituitaria). En las mujeres: Hiperestimulación ovárica no deseada: en el tratamiento de pacientes femeninas, antes del tratamiento y a intervalos regulares durante el mismo, debe hacerse una evaluación ultrasonográfica del desarrollo folicular y una determinación de los niveles del estradiol. Aparte del desarrollo de un alto número de folículos, los niveles del estradiol pueden elevarse muy rápidamente, por ejemplo, puede observarse más de una duplicación diaria durante 2 ó 3 días consecutivos, alcanzando posiblemente valores excesivamente altos. El diagnóstico de la hiperestimulación ovárica puede ser confirmado a través de un examen con ultrasonido. Si ocurre esta hiperestimulación ovárica no deseada (es decir, sin ser parte de la hiperestimulación ovárica controlada, en programas de reproducción asistida médicamente), deberá descontinuarse la administración de PUREGON®. En este caso deberá evitarse el embarazo y seguir usando la hCG, porque puede inducir, además de ovulación múltiple, el síndrome de hiperestimulación ovárica (OHSS, por sus siglas en inglés). Los signos y síntomas clínicos del síndrome de hiperestimulación ovárica incluyen dolor abdominal, náusea, diarrea y un agrandamiento leve a moderado de los ovarios y de los quistes ováricos. Anormalidades transitorias de las pruebas de la función hepática, sugerentes de disfunción hepática, que pueden estar acompañadas por cambios morfológicos en una biopsia del hígado, se han reportado en asociación con el síndrome de hiperestimulación ovárica. En raros casos se han detectado casos severos del síndrome de hiperestimulación ovárica, que pueden amenazar la vida. Éstos se caracterizan por quistes ováricos grandes (propensos a ruptura), ascitis, y con frecuencia hidrotórax y ganancia de peso. En raros casos, puede ocurrir tromboembolismo venoso o arterial, en asociación con el síndrome de hiperestimulación ovárica. Se ha reportado torsión del ovario después del tratamiento con la folitropina beta y después de la intervención con otras gonadotropinas. Ésta puede estar asociada con otros factores de riesgo tales como el síndrome de hiperestimulación ovárica, embarazo, cirugía abdominal previa, historia anterior de torsión de los ovarios, quistes ováricos previos o actuales y ovarios poliquísticos. El deterioro del ovario debido a un reducido suministro de sangre puede limitarse con un diagnóstico precoz y con detorsión inmediata. Las mujeres con factores de riesgo generalmente reconocidos de trombosis, tales como una historia familiar o personal, obesidad severa (índice de masa corporal >30 Kg/m2) o trombofilia, pueden tener un riesgo incrementado de eventos tromboembólicos venosos o arteriales, durante o después del tratamiento con gonadotropinas. En estas mujeres, los beneficios del tratamiento IVF se deben sopesar frente a los riesgos. No obstante, debe tenerse en cuenta que el embarazo por sí mismo involucra un riesgo incrementado de trombosis. En embarazos que ocurren después de la inducción de la ovulación con preparaciones de gonadotropina, existe un riesgo incrementado de gestaciones múltiples. El ajuste apropiado de la dosis de la FSH debe prevenir el desarrollo de múltiples folículos. Las gestaciones múltiples, especialmente de orden alto, llevan un riesgo incrementado de resultados adversos maternos y perinatales. Las pacientes deben ser advertidas de los riesgos potenciales de nacimientos múltiples, antes de comenzar el tratamiento. Ya que las mujeres infértiles, sometidas a programas de reproducción asistida y particularmente IVF, tienen con frecuencia anormalidades tubales, la incidencia de embarazos ectópicos puede aumentar. Por consiguiente, es importante realizar una confirmación temprana con ultrasonido que el embarazo es intrauterino. La incidencia de malformaciones congénitas después de Tecnologías Reproductivas Asistidas (ART, por sus siglas en inglés), puede ser levemente más alta que después de concepciones espontáneas. Se cree que esta incidencia levemente más alta está relacionada con diferencias en las características parentales (por ejemplo, edad de la madre, características del esperma) y con la incidencia más alta de gestaciones múltiples después de las ART. No existen indicaciones que el uso de gonadotropinas durante las ART esté asociado con un riesgo incrementado de malformaciones congénitas. En los hombres: Niveles endógenos elevados de la FSH en los hombres son indicativos de una falla testicular primaria. Tales pacientes no responden a la terapia con PUREGON® ni a la terapia con la hCG.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play