ALIVIOFTAL MK

3648 | Laboratorio MK

Descripción

Principio Activo: Nafazolina,
Acción Terapéutica: Descongestivos oftálmicos

Composición

Cada mL de la Solución oftálmica de ALIVIOFTAL® contiene clorhidrato de nafazolina 1 mg, excipientes. c.s. Cada mL es igual a 26 gotas.

Presentación

ALIVIOFTAL®, frasco gotero por 15 mL (Reg. San. No. INVIMA 2008 M-0008699).

Indicaciones

Descongestivo de la conjuntiva.

Dosificación

1 a 2 gotas en cada ojo cada 4 horas o según indicación médica.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a los componentes. Adminístrese con precaución en pacientes con hipertiroidismo, hipertensión, enfermedad cardiovascular, diabetes mellitus o glaucoma de ángulo estrecho. La sobredosis o administración oral accidental del clorhidrato de nafazolina pueden causar depresión del sistema nervioso central con marcada reducción de la temperatura corporal, bradicardia, sudoración, somnolencia, hipotensión, shock y coma. Este fenómeno se presenta especialmente en niños, por tanto debe ser usada con gran precaución en este grupo etario. En caso de ingestión accidental o absorción nasal en lactantes, se puede producir un cuadro de intoxicación grave con somnolencia, depresión sensorial, depresión respiratoria, coma, hipotensión marcada y arritmias cardíacas (especialmente bradicardia), miosis, hipoglucemia, hipotermia. Los pacientes deben ser informados de que el abuso de vasoconstrictores oftálmicos puede incrementar la congestión ocular (hiperemia de rebote).

Reacciones Adversas

La incidencia de eventos adversos es baja en pacientes que reciben la solución oftálmica a dosis terapéuticas. Puede presentarse irritación posterior al uso local. La congestión de rebote puede aparecer después del uso frecuente y prolongado o por abuso del fármaco. Después del uso tópico pueden presentarse efectos sistémicos que incluyen náuseas, cefalea y vértigo. El uso del clorhidrato de nafazolina en los ojos puede liberar gránulos de pigmento desde el iris, especialmente cuando es utilizada en altas dosis en pacientes adultos mayores. Con la aplicación tópica se puede presentar hipertensión seguida de hipotensión de rebote. El uso del clorhidrato de nafazolina oftálmica puede causar visión borrosa, picazón y/o irritación, midriasis y disminución o aumento de la presión intraocular, queratitis punteada y lagrimeo. Puede ocasionar efectos sistémicos simpaticomiméticos como cefalea, hipertensión, irregularidades cardíacas, taquicardia, ansiedad, náuseas, vértigo, debilidad y sudoración. El tratamiento de los efectos adversos es sintomático y debe ser individualizado para cada situación.

Precauciones

No emplear en niños menores de 8 años; se debe tener especial precaución cuando sea administrado en pacientes hipertensos, con bloqueo A-V, o con otros trastornos del ritmo cardíaco. Los pacientes deben ser informados sobre suspender el fármaco y consultar al médico si experimentan manifestaciones de absorción sistémica (p. ej., cefalea, náuseas, disminución de la temperatura corporal), si aparecen dolor ocular, cambios visuales o si la congestión ocular y la irritación persisten o empeoran por más de 48 horas. La sobredosis en niños pequeños puede ser una emergencia que requiere tratamiento inmediato.
Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play