HUMULIN N / KWIKPEN

2232 | Laboratorio ELI LILLY

Descripción

Composición

Cada ml de Humulin® N contiene: Insulina Humana Isofana (origen ADN recombinante), 100 UI; excipientes (metacresol, glicerina, fenol, sulfato de protamina, fosfato dibásico de sodio, óxido de Zinc, agua para inyección) c.s. Durante la elaboración se puede haber agregado solución de hidróxido de sodio al 10% o solución de ácido clorhídrico al 10% para ajustar el pH.

Presentación

Envases conteniendo 5 inyectores (dispositivos) prellenados, descartables de 3,0ml. Reg. N° INVIMA 2005 M-008939-R2.

Indicaciones

Humulin® N KwikPen está indicada para el tratamiento de pacientes con diabetes mellitus que requieren insulina para el mantenimiento de la homeostasis de la glucosa.

Dosificación

La dosis debe ser determinada por el médico de acuerdo a los requerimientos del paciente. Sin embargo, la dosis subcutánea inicial recomendada para Humulin® N KwikPen es de 0.5 a 0.8 unidades (UI) por Kg de peso corporal como dosis única o de 0.5 a 1.2 unidades (UI) por Kg de peso corporal por día en dosis divididas. No obstante, el régimen de tratamiento de cada paciente debe basarse en los requerimientos metabólicos individuales. La dosis de mantenimiento debe ser determinada por el médico tratante. Humulin® N KwikPen se administra solo por vía subcutánea. No debe administrarse por vía intravenosa. La administración subcutánea puede realizarse en el antebrazo, muslo, abdomen o glúteos. El sitio de inyección deberá rotarse de manera tal que el mismo sitio no sea utilizado más de una vez por mes para evitar la aparición de trastornos lipodistróficos. Luego de la inyección de Humulin® N KwikPen no masajee el sitio de inyección. Los pacientes deberían ser instruidos acerca de las técnicas de inyección adecuadas. Instrucciones de uso: Verificar siempre la caja y la etiqueta de su dispositivo en cuanto al nombre y a la denominación por letra de la insulina que reciba en la farmacia para asegurarse de que es la misma que la prescrita por el médico. Verificar siempre el aspecto de la insulina antes de extraer una dosis. Humulin® N KwikPen debe tener un aspecto uniformemente turbio o lechoso después de la mezcla. Rotar el dispositivo suavemente entre las palmas de las manos 10 veces. Luego, invertir el dispositivo 180° grados diez veces. La insulina deberá verse uniformemente mezclada. La insulina deberá presentar un aspecto turbio o lechoso homogéneo luego de la mezcla. Si esto no ocurre, repetir los pasos anteriores hasta que el contenido se mezcle. Los dispositivos deben examinarse con frecuencia. No utilizar si la sustancia de insulina (material blanco) permanece visiblemente separada del líquido luego de mezclar. No utilizar si hay grumos de insulina luego de la mezcla. No utilizar si se observan partículas blancas sólidas adheridas a las paredes del cartucho que le otorguen un aspecto escarchado. Siga las indicaciones del Manual de Usuario del dispositivo.

Contraindicaciones

Humulin® N KwikPen está contraindicado durante los episodios de hipoglucemia. Humulin® N KwikPen está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad a la insulina humana o a cualquiera de los excipientes de la fórmula.

Reacciones Adversas

Generales:Reacciones alérgicas. Piel y apéndices:Rara vez puede observarse Lipoatrofia (depresión a nivel de la piel), Lipodistrofía o Lipohipertrofia (ampliación o engrosamiento del tejido) en el lugar de inyección, edema. Metabólicos:Hipoglucemia. Resistencia a la insulina. La hipoglucemia es el efecto adverso más frecuente que un paciente diabético puede sufrir durante la terapia con insulina. La hipoglucemia severa puede llevar a la pérdida de la conciencia y en casos extremos, a la muerte. Ver Advertencias. Alergia local: Los pacientes ocasionalmente experimentan enrojecimiento, inflamación y prurito en el sitio de inyección de la insulina. Estos efectos generalmente desaparecen en pocos días a algunas semanas. En algunos casos estas reacciones están relacionadas a otros factores distintos de la insulina como irritantes en el agente limpiador o una técnica de inyección deficiente. Alergia sistémica:Menos común, pero potencialmente más seria, es la alergia generalizada a la insulina, la cual puede producir erupción cutánea por todo el cuerpo, dificultad para respirar (disnea), sibilancia, reducción de la presión arterial (hipotensión), taquicardia o sudoración. Los casos severos de alergia generalizada pueden amenazar la vida. Aumento de Peso:Puede ocurrir un aumento de peso con algunas terapias con insulina. Este evento ha sido atribuido al efecto anabólico de la insulina y a la disminución en la glucosuria. Edema periférico:Una terapia con insulina podría causar retención de sodio y edema, particularmente si el control metabólico pobre previo es mejorado por intensificación de la terapia con insulina. (ver Advertencias).

Precauciones

Problemas de hipersensibilidad:Los pacientes hipersensibles a sulfato de protamina pueden también ser hipersensibles al sulfato de protamina contenido en las insulinas. Los pacientes que hayan sido sensibilizados a la protamina a través de administración de insulinas conteniendo protamina, están en riesgo de sufrir una reacción anafilactoide severa si se administra protamina subsecuentemente. Enfermedad concomitante:Los requerimientos de insulina pueden variar significativamente en presencia de enfermedad de las suprarrenales, tiroides o hipófisis, o en presencia de insuficiencia renal o hepática. Enfermedad o disturbios emocionales:Los requerimientos de insulina pueden verse aumentados durante la enfermedad o disturbios emocionales. Cambios en la actividad física y/o dieta: Un ajuste de dosis puede ser necesario en aquellos pacientes que cambien sus hábitos alimentarios o nivel de actividad física. Tiazolidinedionas (TZDs) usadas en combinación con Insulinas:TZDs en combinación con insulinas están asociadas con un incremento del riesgo de edema y falla cardíaca, especialmente en pacientes con enfermedad cardíaca subyacente. Pruebas de Laboratorio:Glucosa en sangre y orina, glicohemoglobina y cetonas en orina deben ser monitoreadas frecuentemente. Interacciones:El médico debería ser consultado cuando se utilicen otros medicamentos junto con insulina humana. (ver Advertencias) Los requerimientos de insulina pueden aumentar por efecto de otros medicamentos con actividad hiperglucémica tales como, danazol, corticosteroides, simpaticomiméticos beta2(como ritodrina, salbutamol, terbutalina), somatropina, tiazidas, ciertos medicamentos utilizados para bajar los niveles de lípidos (por ejemplo niacina), estrógenos, anticonceptivos orales, fenotiazinas o tratamiento de sustitución tiroidea. Los requerimientos de insulina pueden disminuir en presencia de agentes que incrementan la sensibilidad a la insulina o tienen actividad hipoglucémica tales como: agentes antidiabéticos orales, salicilatos (por ejemplo, la aspirina), antibióticos del tipo de las sulfamidas, ciertos antidepresivos (inhibidores de la monoamino oxidasa), inhibidores de la enzima convetidora de angiotensina, bloqueadores de los receptores de angiotensina II, bloqueadores beta-adrenérgicos, inhibidores de la función pancreática (por ejemplo octreotida) y alcohol. Los bloqueadores beta-adrenérgicos pueden enmascarar los síntomas de la hipoglucemia en algunos pacientes. El consumo de cantidades moderadas o grandes de alcohol aumenta el efecto hipoglucemiante de la insulina, incrementando el riesgo de prolongar la hipoglucemia severa, especialmente bajo condiciones acelerantes o cuando las reservas de glucógeno hepático están bajas. Pequeñas cantidades de alcohol consumidas con alimentos usualmente no presentan problemas. El uso concomitante de cloroquina, quinidina o quinina con insulina puede incrementar la concentración de insulina en sangre, debido a la disminución de la degradación de insulina e incrementar el riesgo de hipoglucemia. Los agentes bloqueadores beta-adrenérgicos pueden inhibir la secreción insulínica, modificando el metabolismo de los carbohidratos e incrementando la resistencia insulínica periférica y llevando a hiperglucemia. Sin embargo estos agentes también pueden causar hipoglucemia y bloquear la normal respuesta a la hipoglucemia mediada por catecolaminas (glicogenólisis y movilización de glucosa). La pentamidina tiene efectos tóxicos sobre la célula beta pancreática, que resulta en efectos bifásicos sobre la concentración de glucosa. Carcinogénesis, mutagénesis, deterioro de la fertilidad:HUMULIN® es producida por la técnica de ADN recombinante. No se han reportado eventos serios en los estudios de toxicidad subcrónica. HUMULIN® no ha resultado mutagénica en una serie de estudios in vitro y en ensayos de toxicidad genética in vivo. Embarazo y Lactancia:Si bien la insulina no atraviesa la placenta, sin embargo, la glucosa materna y los anticuerpos insulínicos maternos sí lo hacen, por lo que podrían causar hiperinsulinemia fetal y problemas relacionados como infantes con tiempo gestacional prolongado y macrosomia, resultando en una posible necesidad de inducir parto por cesárea. Adicionalmente, la concentración elevada de glucosa en sangre ocurrida durante las primeras semanas (5-8) de gestación han sido asociadas con una elevada incidencia de anormalidades congénitas mayores, y en estadios avanzados de gestación, con incremento de morbilidad y mortalidad. Es esencial mantener un buen control de la diabetes durante todo el período del embarazo en pacientes que reciben insulina (diabetes gestacional o insulino dependiente). Los requerimientos de insulina usualmente disminuyen durante el primer trimestre y aumentan durante el segundo y tercer trimestre. Estas pacientes requieren de un cuidadoso monitoreo toda vez que los requerimientos de insulina podrían disminuir luego del parto. Las pacientes diabéticas deberían informar a su médico si están embarazadas o están planificando un embarazo. Se desconoce si la insulina se excreta en la leche materna en cantidades significativas o no. Durante la lactancia, las pacientes diabéticas pueden requerir un ajuste de la dosis de insulina y/o de la dieta. Pediatría, adolescencia y geriatría:La terapia con insulina en estos grupos es similar al de otros grupos etáreos. Hiperglucemia, cetoacidosis diabética y síndrome hiperosmolar no-cetócico:Puede desarrollarse hiperglucemia, cetoacidosis diabética o coma hiperosmolar en pacientes que reciben menos insulina de la que necesitan para controlar sus niveles de glucosa en sangre. Esto se puede deber a un incremento en la demanda de insulina por enfermedad o infección, descuido en la dieta, omisión o administración inapropiada de la dosis prescrita de insulina o uso de fármacos que afectan el metabolismo o la sensibilidad a la insulina. Los primeros síntomas de cetoacidosis diabética incluyen glucosuria y cetonuria. Sed inusual (polidipsia), orinar excesivamente (poliuria), pérdida del apetito, fatiga, piel seca, dolor abdominal, náuseas y vómitos y taquipnea compensatoria devienen gradualmente, usualmente dentro de un periodo de algunas horas o días, en conjunción con hiperglucemia y cetonemia. Si aparecieran estos síntomas revise el nivel de azúcar en sangre y consulte a su médico sobre instrucciones a seguir. La hiperglucemia no corregida puede causar pérdida de la conciencia, coma hiperosmolar o muerte. Hipocalemia:La insulina estimula el movimiento del potasio dentro de las células, el cual posiblemente conduzca a una hipocalemia que si se deja sin tratar podría causar parálisis respiratoria, arritmia ventricular y muerte. Toda vez que la administración intravenosa de insulina tiene un rápido inicio de acción, es necesario poner especial atención a la hipocalemia. Por lo tanto, los niveles de potasio deben ser monitoreados muy estrechamente cuando se administra Humulin R o cualquier otra insulina de administración intravenosa. Tenga cuidado en pacientes con riesgo para hipocalemia (por ejemplo, pacientes que usan fármacos para bajar los niveles de potasio, pacientes que reciben fármacos sensibles a las concentraciones de potasio sérico). Habilidad para conducir vehículos motorizados o utilizar máquinas: La utilización de la dosis terapéutica correcta de insulina no posee un efecto conocido sobre la capacidad de manejo o la utilización de maquinaria. La habilidad de los pacientes para concentrarse y reaccionar puede estar disminuida como resultado de una hipoglucemia. Esto puede ser riesgoso en situaciones en que estas habilidades son de especial importancia, como conducir un vehículo motorizado u operar una máquina. Los pacientes deben ser advertidos de tomar las precauciones necesarias para evitar un episodio de hipoglucemia mientras conducen. Esto es especialmente importante en aquellos pacientes incapaces de reconocer los síntomas de la hipoglucemia o en aquellos que presentan frecuentes episodios de hipoglucemia. Se considerará la conveniencia de conducir en estas circunstancias. El uso de este producto puede desencadenar en algunos individuos reacciones alérgicas variables y desarrollo de anticuerpos anti-insulina con la consecuente resistencia al efecto del producto. Con la utilización de éste producto debe realizarse un control regular del nivel de glucemia. El riesgo-beneficio debe ser considerado para los casos de: diarrea, gastroparesis, obstrucción intestinal, vómitos y otras condiciones que causen el retardo de la absorción alimentaria. Condiciones que causen hiperglucemia, tales como cambios en las hormonas femeninas, fiebre alta, hiperadrenalismo, infección severa, estrés psicológico e hipertiroidismo. Condiciones que producen hipoglucemia tales como insuficiencia adrenal e insuficiencia pituitaria.

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

Otros medicamentos de ELI LILLY

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play