DEFLAZACORT MK

1522 | Laboratorio MK

Descripción

Principio Activo: Deflazacort,
Acción Terapéutica: Antialérgicos, antihist., corticoides asoc.

Composición

Cada Tableta de DEFLAZACORT MK® 6 mg contiene 6 mg de deflazacort. Cada TABLETA de DEFLAZACORT MK® 30 mg contiene 30 mg de deflazacort.

Presentación

DEFLAZACORT MK® 6 mg, caja por 10 tabletas de 6 mg (Reg. San. No. INVIMA 2003 M-0002291). DEFLAZACORT MK® 30 mg, caja por 10 tabletas de 30 mg (Reg. San. No. INVIMA 2003 M-0002607).

Indicaciones

Terapia corticosteroide sistémica. DEFLAZACORT MK® está indicado en el manejo de enfermedades endocrinas, osteomusculares, reumáticas, del colágeno, dermatológicas, alérgicas, oftalmológicas, respiratorias, hematológicas, neoplásicas y de otros sistemas con respuesta conocida a la terapia corticosteroide.

Dosificación

Dependiendo de la severidad del cuadro se recomienda en los adultos utilizar la mínima dosis terapéutica, individualizándola en cada paciente, aunque en casos graves con compromiso de la vida se pueden requerir dosis altas. Se recomienda iniciar con dosis únicas diarias hasta de 120 mg. Generalmente la dosis de mantenimiento es de 18 mg, 1 vez al día.

Contraindicaciones

Embarazo y lactancia, infecciones micóticas sistémicas, úlcera péptica, osteoporosis grave, psicosis o antecedentes de las mismas. Adminístrese con precaución en pacientes con insuficiencia cardíaca congestiva grave, diabetes mellitus, hipertensión arterial, tuberculosis activa a menos que se utilicen medicamentos quimioterápicos.

Reacciones Adversas

La aparición de los eventos adversos son dependientes de la dosis y de la duración del tratamiento: Dispepsia, hemorragia, perforación de úlcera péptica, pancreatitis aguda, especialmente en niños, úlcera péptica. Aumento de la susceptibilidad a infecciones. Alteraciones en el equilibrio hidroelectrolítico, balance negativo de nitrógeno, alteraciones corporales (aparición del fenotipo del síndrome de Cushing, aumento de peso y "cara de luna llena"), amenorrea, diabetes mellitus, disminución del crecimiento en niños, hiperglucemia, hirsutismo, supresión de la función hipotálamo-hipófisis-adrenal. Debilidad muscular y esquelética (miopatía y fracturas). Fragilidad, disminución del espesor y atrofia de la piel, retardo del proceso de cicatrización, acné. Agitación, alteraciones neuropsiquiátricas, cefalea, convulsiones, euforia, hipertensión endocraneana, hipomanía o depresión, insomnio, pseudotumor cerebral en niños, vértigo, catarata posterior subcapsular, aumento de la presión intraocular. Se han presentado casos raros de reacciones alérgicas, hemorragia. Deflazacort ha evidenciado una menor incidencia de reacciones adversas a nivel óseo y del metabolismo de los carbohidratos, cuando ha sido comparado con otros glucocorticoides.

Precauciones

Pacientes en tratamiento sometidos a un estrés no habitual pueden requerir una dosis mayor antes, durante y después de la condición estresante. Los corticoides pueden enmascarar signos de infección o desencadenar nuevas infecciones durante su uso. Pacientes con infecciones activas (virales, bacterianas o micóticas) deben ser estrechamente monitoreados. La varicela puede ser fatal en pacientes inmunodeprimidos. Pacientes en tratamiento con deflazacort o que recibieron deflazacort u otros corticosteroides en los últimos tres meses anteriores deben ser aconsejados de evitar el contacto con personas con varicela o herpes zóster. En caso de exposición a esas enfermedades, se debe contactar al médico. El uso en tuberculosis activa debe ser limitado a casos de tuberculosis fulminante o diseminada, para lo cual el deflazacort es usado para el control de la enfermedad (inflamación) en conjunto con un adecuado régimen antituberculoso. Si el deflazacort es necesario para el tratamiento de otras condiciones en pacientes con tuberculosis, una terapia antituberculosa apropiada debe ser usada. La supresión de la función del eje hipotálamo-hipófisis-adrenal inducida por corticosteroides es dependiente de la dosis y la duración del tratamiento. El restablecimiento ocurre gradualmente conforme la dosis del corticosteroide es reducida y retirada. No obstante, una insuficiencia relativa puede persistir por algunos meses después de la suspensión del tratamiento; por lo tanto, en cualquier situación de estrés, la terapia debe ser reinstaurada. Después de una terapia prolongada, la suspensión de los corticosteroides debe ser lenta y gradual para evitar el síndrome de deprivación brusca: fiebre, mialgias, artralgias y malestar generalizado. Esto también puede ocurrir en pacientes sin evidencia de insuficiencia adrenal. El uso del deflazacort requiere cuidado especial en las siguientes condiciones clínicas: Cardiomiopatías o insuficiencia cardíaca congestiva (debido al aumento de la retención de líquidos); hipertensión, manifestaciones tromboembólicas. Los corticoides pueden causar retención de sales y agua, y aumento de la excreción del potasio. Puede ser necesario adoptar una dieta con suplementación de potasio y restricción de sal. Gastritis o esofagitis; diverticulitis, colitis ulcerativa, anastomosis intestinal reciente, úlcera péptica activa o latente. Diabetes mellitus, osteoporosis, miastenia gravis, insuficiencia renal. Inestabilidad emocional o tendencias psicóticas, epilepsia. Hipotiroidismo y cirrosis (pueden aumentar los efectos corticoides). Herpes simple ocular debido a la posible perforación de la córnea. El uso pediátrico prolongado puede suprimir el crecimiento y el desarrollo. Información al paciente:debe comunicar al médico o profesional de la salud que está en terapia con corticosteroides antes de una intervención. También, consultar por cualquier signo de infección; evite la suspensión brusca cuando esté en terapia a largo plazo, no la suspenda sin consultar al médico (lleve consigo un brazalete o tarjeta avisando que está en terapia con corticosteroides).

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play