DERMOCUAD

3975 | Laboratorio TECNOQUIMICAS

Composición

Cada 100 g de DERMOCUAD® Crema contiene 1 g de tolnaftato, 1 g de clioquinol, 0,05 g de valerato de betametasona equivalente a betametasona base, 0,1 g de sulfato de gentamicina equivalente a gentamicina base, excipientes c.s.

Presentación

DERMOCUAD® Crema, tubo por 20 g (Reg. San. No. INVIMA 2008 M-0008934).

Indicaciones

DERMOCUAD® Crema está indicado como coadyuvante en el tratamiento de dermatosis leves a moderadas infectadas con bacterias u hongos susceptibles a los componentes de esta preparación.

Dosificación

Adultos y niños mayores de 12 años: Aplicar DERMOCUAD® Crema dos veces al día o según indicación médica sobre el área afectada en forma de una capa delgada. La frecuencia y duración del tratamiento se determinará según la severidad y la respuesta del paciente. Se puede requerir dos a cuatro semanas de tratamiento en los casos de tiña pedis.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad a los componentes de la fórmula. No usarlo en caso de lesiones tuberculosas o virales de la piel (herpes simplex agudo, varicela).

Reacciones Adversas

Las reacciones adversas más frecuentes incluyen: dermatitis perioral, alérgica por contacto, ardor, irritación, resequedad, foliculitis, hipertricosis, escozor, hipopigmentación, erupción acneiforme, maceración cutánea, estrías, milaria, atrofia de la piel e infecciones agregadas. Con la aplicación tópica de gentamicina y clioquinol se pueden presentar irritación, erupción, prurito, rash cutáneo incluso edema. El tolnaftato tiene un bajo poder de toxicidad (irritación) y un bajo índice de sensibilización, nunca debe entrar en contacto con los ojos. El clioquinol produce iodismo. Se puede presentar hipersensibilidad cruzada entre aminoglucósidos.

Precauciones

DERMOCUAD® Crema, por contener clioquinol, no se debe emplear en niños ni durante el embarazo y la lactancia. No se debe aplicar en áreas extensas del cuerpo o utilizar mediante técnicas de vendaje oclusivo, porque se incrementa su absorción sistémica. El uso prolongado puede seleccionar y ocasionar la proliferación de microorganismos no susceptibles; en caso de que esto ocurra o aparezca irritación o se incremente la infección, se debe suspender su uso e iniciar la terapia adecuada. La betametasona aumenta el riesgo de infección y en pacientes pediátricos o geriátricos la posibilidad de aparición de eventos adversos; por tanto, se recomienda la administración de la dosis mínima eficaz durante el tiempo más corto posible. Igualmente se pueden presentar efectos colaterales similares al uso sistémico de los corticosteroides, como la supresión adrenal, con el uso tópico, especialmente en lactantes y niños. El clioquinol puede interferir con pruebas de la función tiroidea (p. ej., yodo unido a proteínas), por lo cual se recomienda suspender el tratamiento un mes antes de realizar la prueba, también puede producir falsos positivos en la prueba del cloruro férrico para pacientes con fenilcetonuria si se encuentra en orina o el pañal, puede manchar la ropa y presentar sensibilidad cruzada con otras hidroxiquinolinas y derivados (ciertos antimaláricos) y ocasionalmente con el yodo.
Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play