ANALPER NAX

2532 | Laboratorio LA SANTE

Descripción

Principio Activo: Naproxeno,
Acción Terapéutica: Analgésicos

Composición

Cada cápsula de ANALPER® NAX contiene 250mg de naproxeno.

Presentación

ANALPER® NAX: caja por 10 cápsulas de 250mg (Reg. San. No. INVIMA 2006M-0006706).

Indicaciones

ANALPER® NAX está indicado como analgésico y antipirético. Es útil en el tratamiento de afecciones que cursen con dolor, tales como osteoartritis, enfermedades reumáticas, síndromes dolorosos de la columna vertebral, migraña, estados postoperatorios (intervenciones quirúrgicas, dentales u ortopédicas), estados postraumáticos (esguinces), afecciones dolorosas e inflamatorias en ginecología (dismenorrea primaria, anexitis), odontalgias, y como coadyuvante en estados gripales o en las infecciones inflamatorias y dolorosas de oído (otitis), nariz, o garganta (faringoamigdalitis).

Dosificación

La dosis recomendada en adultos de ANALPER® NAX es de 2 tabletas iniciales, seguido por una tableta cada 8 a 12 horas, según necesidad o respuesta al tratamiento. De acuerdo con la patología y el criterio médico, la dosis podría ser incrementada a 1.500mg día, administrada por un período corto de tratamiento. Vía de administración oral.

Contraindicaciones

ANALPER® NAX está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad al principio activo, y/o a los salicilatos, y/o a otros antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) y/o a cualquiera de los componentes de la fórmula. También se contraindica durante el embarazo, la lactancia, en disfunción hepática severa, en pacientes con síntomas o con diagnóstico de úlcera péptica o intestinal, porfiria, sangrado gastrointestinal, antecedentes de enfermedad acidopéptica y en pacientes con diagnóstico de asma, broncoespasmo, urticaria, angioedema, pólipos nasales y/o rinitis aguda secundarios a la toma de ácido acetilsalicílico u otros AINEs. Se debe administrar con precaución o evitar su empleo en pacientes con depleción del volumen intravascular, alteraciones de la coagulación o pacientes que reciben tratamiento con anticoagulantes o antiagregantes, pacientes con alteraciones hematológicas, hipertensión o en aquellos con alteración de la función cardíaca, renal y/o alteración leve a moderada de la función hepática. Se recomienda iniciar el tratamiento y continuarlo con las dosis terapéuticas mas bajas y por el menor tiempo requerido. El uso concomitante con el ácido acetil salicílico (ASA) u otros AINEs incrementa el riesgo de úlcera gastrointestinal y sus complicaciones. El naproxeno prolonga el tiempo de protrombina en pacientes que reciben anticoagulantes cumarínicos.

Reacciones Adversas

Los efectos adversos más frecuentemente reportados son alteraciones gastrointestinales, del sistema nervioso central y reacciones de hipersensibilidad. Se puede producir malestar gastrointestinal, náuseas, vómito, estomatitis, diarrea o constipación, distensión abdominal, dolor abdominal, úlcera péptica, hemorragias digestivas, cefalea, vértigo, mareos, nerviosismo, acúfenos, tinnitus, depresión, somnolencia, insomnio, reacciones de hipersensibilidad (fotosensibilidad, fiebre, broncoespasmo, exantemas, erupción maculopapular, rash, prurito, urticaria, angioedema), hepatotoxicidad, trastornos visuales (visión borrosa, edema papilar, efectos adversos sobre el nervio óptico), alteraciones hematológicas (anemia, trombocitopenia, neutropenia, agranulocitosis, eosinofilia, inhibición de la agregación plaquetaria), nefrotoxicidad (nefropatía, nefritis intersticial, síndrome nefrótico, hematuria, insuficiencia renal), retención hídrica que en raras ocasiones puede conducir a insuficiencia cardíaca (especialmente en ancianos). Raramente se puede producir alveolitis, eosinofilia pulmonar, neumonitis, pancreatitis, púrpura, meningitis aséptica, síndrome de Stevens-Johnson, necrólisis epidérmica tóxica y anafilaxis potencialmente mortal.

Precauciones

Al igual que otros AINEs, se puede producir una inhibición temporal la agregación plaquetaria. Para reducir los efectos adversos digestivos, se puede tomar el medicamento durante o después de las comidas, aunque se debe tener presente que se puede disminuir la velocidad de absorción o la cantidad de fármaco absorbido. Los AINEs se deben utilizar con precaución en pacientes que presentan infecciones, ya que pueden enmascarar síntomas como la fiebre, el dolor y la inflamación. Se deben administrar con precaución en pacientes con antecedentes de alergia, especialmente a fármacos. Se recomienda monitorizar clínica y paraclínicamente a los pacientes sometidos a tratamientos con algún AINE, para controlar la aparición de trastornos hematológicos, renales, hepáticos, gastrointestinales u oculares. Los AINEs se deben administrar con precaución en ancianos, utilizando las dosis más bajas. Algunos AINEs pueden interferir en las pruebas de función tiroidea y pueden producir trastornos del sistema nervioso central que podrían influir en la capacidad para conducir vehículos o utilizar maquinaria. Se recomienda iniciar el tratamiento y continuarlo con las dosis terapéuticas más bajas y por el menor tiempo requerido.
Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play