VENLAFAXINA MK

3301 | Laboratorio MK

Descripción

Principio Activo: Venlafaxina,
Acción Terapéutica: Antidepresivos

Composición

Cada Tableta de Venlafaxina MK® 37,5 mg tabletas Cubiertas de Liberación Prolongada contiene 37,5 mg de Venlafaxina Clorhidrato equivalente a Venlafaxina, excipientes c.s. Cada Tableta de Venlafaxina MK® 75 mg Tabletas Cubiertas de Liberación Prolongada contiene 75 mg de Venlafaxina Clorhidrato equivalente a Venlafaxina, excipientes c.s. Cada Tableta de Venlafaxina MK® 150 mg Tabletas cubiertas de liberación prolongada contiene 150 mg de Venlafaxina Clorhidrato equivalente a Venlafaxina, excipientes c.s.

Presentación

Venlafaxina MK® 37,5 mg, caja por 7 Tabletas Cubiertas de Liberación Prolongada (Reg. San. No. INVIMA 2011 M-0012110). Venlafaxina MK® 75 mg, caja por 7 Tabletas Cubiertas de Liberación Prolongada (Reg. San. No. INVIMA 2011 M-0012110). Venlafaxina MK® 150 mg, caja por 7 Tabletas Cubiertas de Liberación Prolongada (Reg. San. No. INVIMA 2011 M-0012093).

Indicaciones

Venlafaxina MK® 37,5 mg está indicada como medicamento alternativo en el manejo de la depresión y la ansiedad asociada a la misma. Así como para el tratamiento del trastorno de ansiedad social y el trastorno de pánico. Venlafaxina MK® 75 mg está indicada como antidepresivo. Venlafaxina MK® 150 mg está indicada como medicamento alternativo en el manejo de la depresión y ansiedad asociada a la misma. Útil en trastornos de ansiedad social y tratamiento del trastorno del pánico. Útil en trastornos de ansiedad generalizada.

Dosificación

Adultos: Para el tratamiento del trastorno depresivo mayor se debe iniciar con una dosificación de 37,5 mg hasta 75 mg al día, pudiendo aumentar la dosis en 75 mg cada cuatro días hasta lograr una dosis máxima de 225 mg al día. Hay que tener en cuenta que todos los IRSN, toman unas semanas para que empiece el efecto clínico y este lapso de tiempo ha de tenerse en cuenta antes de empezar a aumentar la dosis. Para el tratamiento de la ansiedad generalizada, se debe iniciar con una dosificación de 37,5 mg hasta 75 mg al día, pudiendo aumentar la dosis en 75 mg cada cuatro días hasta lograr una dosis máxima de 225 mg al día. Para el tratamiento del trastorno del pánico, se recomienda iniciar con 37,5 mg al día, por siete días, luego incrementar la dosis hasta 75 mg al día, posteriormente se puede incrementar la dosis en 75 mg por semana hasta alcanzar la dosis máxima de 225 mg al día. Adultos mayores: No se ha encontrado que sea necesario ajustar la dosificación para este grupo poblacional, por tanto se puede emplear la misma dosificación que en el adulto. Niños y menores de 18 años: No hay evidencia clínica suficiente que permita establecer la seguridad ni la eficacia en este grupo poblacional.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad al medicamento, embarazo, lactancia y menores de dieciocho años de edad. Tratamiento concomitante con inhibidores de la monoamino oxidasa, hipertensión persistente o no controlada.

Reacciones Adversas

Han sido reportados hipertensión, hiperhidrosis, pérdida de peso, estreñimiento, pérdida del apetito, náuseas, xerostomía, astenia, mareo, trastornos del sueño, cefalea, insomnio, somnolencia, tremor, visión borrosa, ansiedad, trastorno de la eyaculación, impotencia, trastornos en el orgasmo, hiponatremia, sangrados gastrointestinales, trastornos de la coagulación, hepatitis, convulsiones, depresión, hipomanía, manía, ideación suicida, suicidio. Es de resaltar la aparición del síndrome neuroléptico maligno y el síndrome serotoninérgico pues estos se presentan aún en las dosis terapéuticas.

Precauciones

Los pacientes con trastorno depresivo mayor, tanto adultos como pediátricos, pueden experimentar un empeoramiento de toda la sintomatología de su depresión y/o la aparición de ideación y comportamiento suicida (ideación suicida) o cambios inusuales en el comportamiento, ya sea que estén o no tomando medicamentos antidepresivos y este riesgo puede persistir hasta que se produzca una remisión significativa del cuadro. Todos los pacientes que estén siendo tratados con antidepresivos por cualquier indicación, deben ser controlados de manera adecuada y vigilados muy de cerca, para detectar los cambios clínicos que hagan pensar en un empeoramiento de la sintomatología, ideación suicida y cambios en el comportamiento, especialmente durante los primeros meses de la terapia con medicamentos o en momentos de cambios de dosis o bien sean aumentos o disminuciones de la dosis. Durante la terapia con IRSN e ISRS en dosis terapéuticas, se ha reportado la aparición del síndrome serotoninérgico y del síndrome neuroléptico maligno solo. En la mayoría de los casos, se documentó el uso concomitante de medicamentos serotoninérgicos (incluidos los triptanos) o medicamentos que alteraban el metabolismo de la serotonina (incluyendo inhibidores de la MAO), antipsicóticos u otros antagonistas de la dopamina. Los síntomas del síndrome serotoninérgico pueden incluir cambios del estado mental (agitación, alucinaciones y coma), inestabilidad autonómica (taquicardia, presión arterial inestable, hipertermia), aberraciones neuromusculares (hiperreflexia, descoordinación motora, temblor) y/o síntomas gastrointestinales (náuseas, vómitos, diarrea).

Indicado para el tratamiento de:

Publicidad

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play