INFATALADINA (OCTREOTIDA 1MG/5ML)

2951 | Laboratorio PISA

Descripción

Principio Activo: Octreotida,
Acción Terapéutica: Hipofisarias

Composición

Frasco ámpula 1mg x 5ml acetato de Octreótida equivalente a Octreótida.

Presentación

Caja con 1 frasco (1 mg/5ml) Reg. San. No. INVIMA 2008M-0008690.

Indicaciones

Control sintomático y reducción de las concentraciones plasmáticas de hormona del crecimiento (GH) y de factor de crecimiento insulínico tipo 1 (igf-1) en pacientes con acromegalia, en quienes la cirugía o la radioterapia no han permitido un control adecuado. También está indicado en pacientes con acromegalia que rehúsan la cirugía o en quienes no es apropiada, o durante el tiempo necesario para que la radioterapia alcance su eficacia máxima. Alivio de los síntomas asociados con tumores endocrinos funcionales gastroenteropancreáticos. Tumores carcinoides con características del síndrome carcinoide: vipomas, glucagonomas, gastronomas/síndrome de Zollinger-Ellison, generalmente junto con un tratamiento con inhibidores de la bomba de protones o antagonistas de los receptores h2, insulinomas. Control de la diarrea refractaria asociada con el sida. Prevención de las complicaciones de una cirugía pancreática. Tratamiento de emergencia para detener la hemorragia debida a várices gastroesofágicas y prevenir su reaparición en pacientes con cirrosis. Debe utilizarse en asociación con un tratamiento específico, p.ej. con una escleroterapia endoscópica.

Dosificación

En el manejo de neoplasias secretoras la Octreótida se administra vía subcutánea con una dosis inicial de 50 mg una o dos veces al día, incrementando la dosis gradualmente de acuerdo a la respuesta hasta llegar a 600 mg al día dividida en 2 a 4 dosis. Cuando se requiere una respuesta rápida, se puede administrar la dosis inicial vía intravenosa, se recomienda que la dilución debe hacerse 1 a 1 en solución de cloruro de sodio al 0.9%, pero en USA los fabricantes permiten su uso sin diluir y administrarlo en bolo vía intravenosa en situaciones de urgencia, otra alternativa es la administración en infusión intermitente en un periodo de 15 a 30 minutos, diluido en 50 a 200 ml de solución de cloruro de sodio al 0.9% o solución glucosada al 5%. En acromegalia la dosis usual es de 100 a 200 g de Octreótida tres veces al día vía subcutánea. Se sugiere que la dosis se inicie con 50 g tres veces al día con la finalidad de minimizar las alteraciones gastrointestinales. En diarrea refractaria relacionada con el SIDA los datos sugieren que la dosis inicial óptima es de 0.1 mg, tres veces al día por vía subcutánea. Si no se controla la diarrea al cabo de una semana de tratamiento, la dosis se deberá ajustar individualmente hasta 0.25 mg, tres veces al día, el ajuste de la dosis se basará en la evaluación de la producción fecal y en la tolerancia. Si en el término de una semana de tratamiento con Octreótida a una dosis de 0.25 mg tres veces al día no se obtiene ninguna mejoría, se deberá interrumpir la terapia. En las complicaciones tras cirugía pancreática: 0.1 mg tres veces al día por inyección subcutánea durante 7 días consecutivos, comenzando el día de la operación como mínimo 1 hora antes de la laparotomía. Nota: los pacientes que tienen que autoadministrarse el fármaco por inyección subcutánea deben recibir instrucciones precisas del médico o de la enfermera.

Contraindicaciones

Hipersensibilidad al medicamento, embarazo y lactancia.

Precauciones

Debe monitorizarse la función tiroidea durante la terapia con Octreótida por la posibilidad de que se presente un hipotiroidismo, también se debe monitorear la frecuencia cardíaca durante la administración intravenosa de Octreótida. Como los tumores hipofisiarios secretores de GH pueden crecer a veces y causar complicaciones graves (por ejemplo, defectos del campo visual), es esencial que todos los pacientes sean rigurosamente monitorizados. Si se presentan pruebas de crecimiento tumoral pueden ser aconsejables otros procedimientos. En el 10-20% de los pacientes que están bajo tratamiento a largo plazo con Octreótida se ha señalado la formación de cálculos biliares. Se recomienda, por consiguiente, llevar a cabo un examen ultrasónico de la vesícula biliar antes y a intervalos de 6 a 12 meses durante el tratamiento con Octreótida, en caso de aparecer cálculos biliares, éstos suelen ser asintomáticos; los cálculos sintomáticos deben ser tratados por disolución con ácidos biliares o por cirugía. Durante el tratamiento de los tumores endocrinos gastroenteropancreáticos pueden ocurrir raros casos de súbita desaparición de la regulación sintomática por Octreótida, con rápida recurrencia de los síntomas graves. En pacientes con insulinomas, a causa de su mayor potencia relativa para inhibir la secreción de hormona del crecimiento y de glucagón que de insulina, y de su duración de acción más corta al inhibir esta última, Octreótida puede aumentar la intensidad de la hipoglucemia y prolongar su duración. Estos pacientes deberán ser rigurosamente observados al introducir el tratamiento con Octreótida y a cada cambio de la dosis. Las fluctuaciones notables de las concentraciones de glucosa sanguínea pueden ser posiblemente reducidas mediante la administración de dosis más pequeñas y más frecuentes de Octreótida. Las necesidades de insulina de pacientes con diabetes mellitus necesitados de una insulinoterapia pueden ser reducidas por la administración de Octreótida.

iVademecum © 2016 - 2019.

Políticas de Privacidad
Disponible en Google Play